Wednesday, May 21, 2008

Compulsiones

Todavía no logro contenerme cuando una persona cerca mío tiene un pelo caido sobre su sweater.
Mis manos hacen hasta lo indecible por quitarlo, aún si no conozco a quien lo porta.

14 comments:

estenoesminombre said...

Conmigo entonces tiene diversión para rato... tengo el pelo más largo, pero cada vez más pelo deja mi cabeza...
¡¡¡Voy a ser pelado iupi!!!.

besotes, liebelula.

Angustiado said...

maniatica

Libelula de Acero said...

Angus: no puedo con tanto cariño profesado....

beso estenoestunombre!

cuti said...

angus, ud. no tiene autoridad moral para abrir la boca.

(disculpe libe, me calenté. Yo no quería, él me obligó)

Angustiado said...

cuti: Rajá de acá. Dejá de perseguirme por los blogs diciendome lo que tengo que hacer con mi vida

cuti said...

haga lo que quiera con su vida, angus, mientras no sea molestar a los demás. Ud. es un desubicado.

Libelula de Acero said...

Les iba a decir que no se peleen, pero dentro de dos semanas son todos amigos otra vez, asique.. a esperar!

rambonarda said...

Usté me cae bien, libélula.

Y ahora me surge una pregunta: En el supuesto caso de encontrarse con alguien que tiene un moco que no quiere salir del todo o una lagaña incrustada en el lagrimal, usté también siente esa compulsión?

Ví luz y entré, saludos

Libelula de Acero said...

Rambo, que bueno porque usté también me cae muy bien!
Si es un moco, me sale la tía que me habita, saco pañuelo, lo pongo en la nariz del portante del moco y le digo: soplá!
Y si la situación no me habilita, empiezo a tocarme disimuladamente la nariz como quien señala, casi nunca funciona. Le aviso por las dudas...

estenoesminombre said...

Liebe Libélula,
Sé que no teiene un soto la vela que ver con lo de los pelos, pero se lo compenso ofreciéndole depilarme si quiere.
Estoy escuchando a Regina Spektor y me acuerdo de ustet. ¡Me encanta!.

Besotes, Liebe Libélula.

Libelula de Acero said...

Guarde sus pelos, son todos suyos.
Alégrome por Regina. Así somos en este blop. Cruzada contínua a favor de la difusión de la buena música.

rambonarda said...

Tendré en cuenta su comportamiento frente al moco ajeno y de paso sepa que cuando veo un moco a medio camino de la nariz de alguien me empiezo a reir, ahora bien si la charla entre la persona que porta el moco venía con algarabía, está muy bien. Pero si se trata de una charla seria y que nodá lugar a la risa, siempre termino confesando ante la pregunta del por que de la risa: "es que tenés un moco que te cuelga"

No siempre me saben comprender, pero bué...

j. said...

Qué divertido, a mí también me pasa. No lo del moco, sino lo del pelo... El problema es que no queda otra que aguantar el impulso y contentarse con mirar fijamente el pelo, como hipnotizada, para evitar la cara rara y el silencio gélido que sigue al acto generoso e incomprendido de sacarlo. Por eso lo ideal es encontrar uno en la espalda del que va adelante en el colectivo y actuar en la más secreta impunidad...

Manón said...

oh! libe lai! es terrible, lo del pelito es incontenible, pero el que sale de un grano o verruga o el que asoma de la nariz, me pone tan nerviosa como el moco... lo miro fijo fijo fijo a ver si logro moverlo por telekinesis, pero nunca me sale.