Wednesday, August 15, 2007

Centroamérica

El presidente de la empresa en la que creo que trabajo, la que al menos paga mi sueldo y mis gastos, me llama para saber como estoy.
Me invita a sentarme en su escritorio.
Miro, mientras él se sirve un café, los papeles que están esperándolo.
Un libro en inglés, pierdo las esperanzas en seguida, Men are from Mars, Women are from Venus.
Al lado, una revista Gabo con una niña con muy pocas prendas saluda desde la tapa.

Esta empresa es un disparate.

5 comments:

Siworae said...

¿Y si jugamos a responderle un disparate? digo, para no desentonar :)

masdelomismo said...

Nunca pensé encontrarme con el diablo
tan vivo y sano como vos y yo;
tenía la risa que le da los años,
y la confianza que le da el temor.

Magdalena said...

Le respondí que estaba con muchas ganas de volver, que la licitación de la AFIP era el proyecto que mas me gustaba y que, claro, estoy muy contenta de trabajar en relación de dependencia para una empresa como esta.
O sea...
Diparate.

Un Tipo said...

Qué buenos libros se leen en su empresa. Seguro se dedican a la producción cultural.

angustiado said...

un degenerado