Wednesday, July 18, 2007

To do list

Si te pica la nariz, forzás un estornudo chiquitito y contenido.
si te pica la pierna, hacés como que se cayó algo y en la subida rascás suavemente.
y asi..

Lo que el protocolo no resovió todavía es como calmar la picazón de oido.
No hay movimiento disimulado que ayude a pilotear.

8 comments:

Cintia Fritz said...

Yo pierdo la mano en el pelo y apreto hasta decir basta el oído desubicado.

chamemal said...

hete aquí el mejor dato:

leve inclinacion del torso, codo en la mesa, las yemas del indice al meñique en las entradas, cara de "que interesante esto que me estas diciendo" y repentinamente el pulgar presiona el pabellón auricular con un movimiento circular. uno solo, no más!

sí todo esto no es efectivo ya que la molestia se ocasiona a un nivel más superficial, se indica realizar un comentario mínimamente pertinente y repetir todos los pasos anteriores, con la diferencia de que esta vez el pulgar dará un golpe seco en la zona afectada y ya. en todo caso, cualquier tipo de dolor, aturdimiento o mareo resultará hasta orgásmico en contraposición con la molestia subsanada.

le pertenezco

Mandinga said...

poco que agregar a Chamemal.

Y si todavía molesta... vaya al baño m'hija!!!
Saludos.

Siworae said...

Iba a decirte que tengo una fórmula para "rascarte" el oído pero cuando hice la mímica para describírtela comprendía que es demasiado evidente, se daría cuenta todo el planeta de lo que estás haciendo :(

Manón said...

probá con un lápiz... (y argumentá que estás escudriñando el inconciente)

estenoesminombre said...

Yo me rasco la puntita esa que está justo antes de entrar al orificio auditivo y combino el rascado con unos leves empujoncitos comosi quisiera aflojar o hacer que el tipito que está adentro haciendo que me pique, se suelte y se desbarranque afuera y se haga pelotita contra una pelusa del suelo.

Besotes.

cronopio antiheroe said...

saca el llaver y listo, no?


saludos...

Minerva said...

Mmm... complicado, lo que yo hago es apretar suavemente como si te doliera, con cara de sufrimiento (no muy exagerado porque si no no es creíble), hasta que se pase.