Thursday, July 26, 2007

Smells like teen spirit

Hay perfumes o fragancias que me molestan, me traen malos recuerdos; peor que mirar fotos de gente que uno no aguanta. A veces me pregunto si no seria bueno regalar esos perfumes a la gente con la que no quisiera encontrarme. Entonces en lugar de clasificarlos por sus malas acciones y pensar porque me caen mal, solo tendria que olfatearlos y correr para otro lado.

3 comments:

chamemal said...

el halloween es un claro ejemplo para mi.

pero también existe el dilema de cuando uno conoce a una persona interesante y esta usa el mismo perfume que alguna malnacida anterior. qué hacer, regalarle uno nuevo nosotros? o se podrá estoícamente resignificar la fragancia?

ps: yo tampoco me banqué el cero...

Magdalena said...

Sabía que podía contar con Ud!

animancias said...

pero un perfume no se percibe igual en personas diferentes.