Tuesday, May 22, 2007

Paranoid

A veces en casa cuando ya se acaba el día y pega la vuelta, me quedo leyendo en el living con una lámpara chiquita o también escuchando música o también a veces tejiendo.
Y desde hace unas semanas se me metió en la cabeza que en mi casa vive también, una rata.
Y se que imagino cuando corre, a toda velocidad, de una punta a la otra. ¿Como se que lo imagino? De no ser producto de mi misma imaginación yo no podría dormir, ni siquiera respirar.
El origen de mi miedo es el mismo que el que me permite ignorarlo.
Pero en noches como anoche, cuando estoy ofuscada con el mundo, la duda crece. La escucho crecer como si fuera la carrera de la rata. Y ya me olvido que yo la imaginé. Que yo puse a esa rata en ese rincón.

Y tiemblo. Y no duermo. Y entonces hoy, finalmente mi miedo se hace realidad, porque con este humor, la rata, soy yo.

1 comment:

Julián said...

La rata no es usted, sólo no está pasando por su mejor momento, recuerdelo en esas circunstancias...